La Nevera de Villamalur



Esta ruta a la Nevera de Villamalur la teníamos pendiente tras una charla con Juan José Carrasco autor del blog Caminatas a las 8, que me recordó su ubicación y como llegar hasta ella.

Así que un día que coincidieron horarios, turnos, sin actividades extraescolares, con sitio donde quedarse los niños, en fin, un día que se alinearon las constelaciones pudimos salir solos sin niños para volver a la Nevera de Villamalur, que hacía años que no visitábamos.

El punto de inicio de esta ruta es el Collado de Algimia de Almonacid, a los pies del Pic Espadà, donde se emplaza la Nevera de Algimia de Almonacid, y donde se pueden dejar los coches.






Cruzamos la CV-215, y seguimos las indicaciones de las señales dirección Collado de Villamalur, hasta un cruce en el que continuamos por la derecha, dejando a la izquierda el inicio de la subida a la Rápita.




Nosotros continuamos cómodamente por pista disfrutando del silencio y la tranquilidad de la Serra Espadà. 

Dejamos la pista para transitar por sendero e ir aproximándonos poco a poco al despoblado de El Jinquer, hasta llegar a los pies del mismo.








Luego continuamos por pista. El paseo es muy cómodo, aunque al final va ascendiendo hasta llegar a la última señal, donde indica por un lado la subida a La Rápita hacia la izquierda, y la Nevera de Villamalur hacia la derecha.




Seguimos hacia la derecha de nuevo por pista, esta vez por umbría, hasta encontrarnos con la Nevera de Villamalur. Sencillamente espectacular.




Verla en físico impresiona, las fotos no transmiten su imponente magnitud.






Tras mil fotos, volvemos sobre nuestros pasos, pero ya que estamos tan cerca no podemos evitar volver por La Rápita. Así que empezamos un buen trecho a subir de manera constante, pasando por senderos que hacía años no pasábamos y que nos dieron ideas para nuevas rutas con el Club 32. 








Finalmente llegamos a La Rápita, donde comimos y nos llenamos de energía ante las panorámicas.




Luego ya empezamos a bajar dirección al Collado, disfrutando del bello entorno, de las mudas trincheras…

Y cuando llegamos al coche, nos tocó volver. Nos llamaron por teléfono un grupo de papis con niños que habíamos conocido en la ruta, y que se habían extraviado, o más bien, que no sabían cómo llegar al punto final. Así que hicimos un par de kilómetros más. La anécdota del día.

Llegamos a la conclusión de que es una ruta espectacular, que con el horario de verano, ya la podemos hacer con nuestros niños, y que es de lo más completa. En ella se pueden visitar dos de las cuatro Neveras existentes en la Serra Espadà, y además se sube al pico más alto de la misma, por tanto es una ruta emblemática que os recomendamos encarecidamente.


Os dejamos aquí el TRACK de la ruta.

Si queréis saber más sobre las Neveras de la Serra Espadà os recomendamos este artículo http://castellon-en-ruta-cultural.es/los-oficios-en-la-sierra-de-espadan-las-neveras/.



Pastores por un día

Cuando nuestro grupo visita nuevos entornos nos gusta caminar y descubrir nuevas rutas de senderismo, pero también nos gusta conocer su historia, su modo de vivir, etc. Así que cuando planeamos visitar Villafranca del Cid nos pareció muy interesante acompañar a un pastor, de los de verdad, en su tarea diaria con el rebaño de ovejas.




El pastor se llama Juli, y vive de la venta de carne de sus ovejas, y claro, de su otra profesión, porque es veterinario, no podía ser todo tan idílico.

Juli es una persona encantadora que nos introduce en el mundo del cuidado del rebaño, de su manejo y traslado a través de las veredas, de su alimentación, de sus enfermedades, todo ello mediante un paseo junto al propio rebaño de ovejas.






Mayores y pequeños estamos encantados con esta experiencia.




Y el hecho de que una de las ovejas se dejara tocar causó sensación entre los pequeños.




El paseo discurre entre veredas delimitadas por muros construidos en piedra seca, que nos llevan a distintos campos también delimitados por muretes de piedra donde pasturan los rebaños.




Por el camino encontramos fósiles entre dichos muretes.




Y también encontramos pequeñas construcciones donde se protegían los pastores antaño del frio y de la nieve.




El paseo con el rebaño es posible gracias a los protagonistas de esta actividad, que son los “gossos de rabera”, es decir, los perros adiestrados que controlan y dirigen al rebaño, y que sin su trabajo sería imposible manejar a las ovejas.

Así que el paseo terminó con una exhibición de los perros realizando su labor de trasladar el rebaño y de meterlo en un cercado, y como no del impresionante trabajo de adiestramiento de Juli, el que con sus órdenes indicaba a sus perros Xispa y Pancho como actuar para triunfar en el manejo del rebaño.








Sus perros participan y son ganadores en los Concursos de Gossos de Rabera que se celebran todos los años en Ares del Maestre, y en otros concursos de Cataluña.


La verdad es que esta actividad es todo un espectáculo y una experiencia inolvidable, y que recomendamos encarecidamente.




Taller de arcilla

Tras el éxito de la temporada anterior con este taller, hemos tenido que volver a repetir el Taller de arcilla este año, de nuevo con cartel de completo. Como siempre, se celebró en el Espai Jove de Vila-real.

Y es que a los niños les encanta experimentar con materiales, y en particular modelar y elaborar sus propias figuras con arcilla.

Los monitores Marta y Javier les mostraron a los niños la técnica de los churros, donde a partir de gusanitos de arcilla se pueden conseguir las bases y las paredes de los envases.






Luego con paciencia y uniendo bien los churros o gusanitos, y modelando, se obtienen piezas como las que mostramos.










Estas piezas necesitarían una cocción posterior para garantizar su durabilidad en el tiempo, pero si se secan al aire y se tratan con cuidado también duran.

Los chavales unos artistazos, y los papis y mamis colaboradores también ;-).