El Parrizal de Beceite


La ruta del Parrizal de Beceite era una de las que teníamos pendiente por hacer desde que vimos las fotos de Anda con Tio Canya.

La zona la conocíamos de nuestros tiempos mozos pero no habíamos vuelto todavía con los niños, y teníamos muchas ganas de hacer este clásico.
 
 
Para llegar al punto de inicio de la ruta, no hay más que seguir las indicaciones que están señalizadas en Beceite. Nosotros aparcamos en el segundo parking para evitar el tramo de pista a los niños. Y ya desde aquí fue todo disfrutar.

La ruta es sencilla, con pasarelas, pero con múltiples cruces del río que al principio se pasan con mucho cuidado, pero que a la vuelta y con un día soleado como el que tuvimos ya se pasan a las bravas y la mayor parte de nosotros acabó con los pies mojados, pero los niños disfrutaron de lo lindo.
 




 
La ruta es muy bonita desde el principio, pero el cañón del final del recorrido es lo más espectacular.
 
 
Sabemos que es posible pasar por lo alto a través de unas cadenas que ayudan a subir, y que el recorrido continúa hasta el Refugio de Fontfredes, pero con los niños terminamos la ruta al llegar al cañón.

Comimos en el trayecto y pasamos un día estupendo. El único aspecto negativo fue los millones de personas que nos encontramos por el camino ya que era uno de los días festivos de Pascua. Pero aun así recomendamos la ruta a todos.
 

 

1 comentario:

  1. Efectivament, l'únic inconvenient va ser la quantitat de gent que hi havia. Però tot i això el paissatge, la diversitat d'arbres, l'aigua... convida a que siga una ruta de referència.
    Jo l'he fet ja varies vegades i aquesta no serà la última

    ResponderEliminar